fbpx

Meditar es muy fácil con el método sūryāya

En la sociedad actual de excesiva actividad y sobreestimulación, la práctica de la meditación se va imponiendo como un hábito muy necesario y aprender a relajarse es un reto que puede aportar múltiples beneficios.
Cuando meditas aprendes a relajarte, y a ver las cosas de otra manera. Aprendes a respirar, aprendes a no dispersarte, aprendes a calmarte y a estar mejor.
No importa que no tengas ninguna experiencia previa, sólo tienes que sentarte, escuchar nuestras meditaciones y disfrutar.

Al meditar relajas la actividad mental compulsiva a la que estamos sometidos de manera continua.

Dejar la mente en blanco es una metáfora que se ha utilizado para definir ese descenso de pensamientos, pero no ayuda en absoluto a explicar el verdadero sentido de la meditación. Si no que todo lo contrario, muchos principiantes temen sentarse a meditar porque eso de dejar la mente en blanco, lo encuentran muy difícil, si no imposible.

Meditar es muy fácil con el método sūryāya.

Practica cuando quieras, a tu ritmo, sin tener que adaptarte a ningún horario.

Siéntate, cierra los ojos, escucha… y disfruta.

Sólo necesitas un cojín de meditación (zafu) relleno de cáscara de espelta preferentemente. También puedes meditar sentado en una silla, con la espalda erguida, sin apoyarla sobre el respaldo y con los pies bien apoyados en el suelo. Pero si puedes hacerlo sobre un zafu con tus piernas cruzadas, mejor! Eliges el momento que quieras y conectas con sūryāya desde cualquier dispositivo (el móvil, un portátil, tablet…)

Una meditación nueva cada día

La suscripción MEDITACIONES te da acceso ilimitado a:

Las meditaciones de sūryāya utilizan mantras, mudras (postura de los dedos y manos) y pranayamas (técnicas de respiración). De esa manera, la mente no tiene otro remedio que estar atenta a todos esos puntos, en lugar de estar divagando por tus preocupaciones o quehaceres.

Ir arriba